Español experiencias

Destino: Colonia de Sacramento

Colonia de Sacramento es una pintoresca ciudad localizada en el departamento de Colonia, Uruguay a solo unos pocos kilómetros de Buenos Aires, se puede llegar por aire, tierra y agua, perfecta para un buen programa de mini turismo o una escapada.

Cuando decidí ir a desconectarme de toda la locura de Buenos Aires, no era un destino que originalmente hubiera elegido, pero esta hermosa ciudad me demostró lo contrario, me transporto atrás en la historia, me conectó con la naturaleza y conseguí mi objetivo, olvidarme de todo. Realmente me fascino su gente, el trato que poseen, la predisposición y la tranquilidad con la que se manejan. Tuve suerte además de haber elegido una época del año donde no está asediada por el turismo, eso hizo que la disfrutara muchísimo más.

La pequeña ciudad de Colonia, se focaliza en su casco histórico mayormente, el “Barrio Histórico” como ellos lo denominan es un entramado de calles peatonales y vehiculares de la época de la fundación Portuguesa, ellos buscaban  un punto estratégico para controlar el comercio en el Río de la Plata. La mayoría de los atractivos que posee el casco histórico se pueden ver en una breve caminata a pie.

Esta punta de la península cuenta con numerosos museos, el cual a mi criterio el que más se destaca es el museo Portugués, donde uno puede apreciar una impresionante sala con cartografía que muestra como fue evolucionando el “mundo conocido” y un buen despliegue de lo que fue en su época portuguesa, en cambio el otro museo importante es el museo Municipal, allí se encontraran mas detalles de la historia de colonia. Cabe destacar que los museos son muy pequeños y prácticamente se pueden hacer todos en un mismo día.

Cuando decidí tratar de llegar más allá y descubrir la ciudad moderna opté primero por el clásico tour en el bus turístico, perteneciente a Buquebus, lo que capto mi atención fue la opción de Hop in- Hop off, en si para un pantallazo de la ciudad sirvió, pero no sería algo que repetiría ya que no te da mucha libertad, dentro del tour está incluido un recorrido a pie por el casco, esto para mí fue lo que valió el costo del servicio, la guía Cristina nos llevó en un viaje donde pude apreciar y aprender más sobre su historia. Definitivamente fue para mí la mejor opción alquilar un carrito tipo de golf, esto nos dio una autonomía total y es realmente una genialidad ya que las distancias son cortas, prácticamente dimos la vuelta a la ciudad en dos horas, una vez que comprendimos las dimensiones comenzamos a jugar con las diferentes opciones de calles y avenidas, yendo más a fondo.

Sacando su historia, que es lo más importante, tenemos otros atractivos más modernos como el Real San Carlos, donde se puede ver la Plaza de Toros construida en el S. XX, el muelle, el frontón de pelota, la usina eléctrica, entre otros.

Si hablamos de gastronomía hay un lugar dentro de los que tuve la oportunidad de probar que fue el mejor, “La Pulpería de los Faroles”, ubicada en el Barrio Histórico, es un pequeño restaurante a mi criterio estilo taberna, allí nos atendieron increíblemente y la comida fue abundante y deliciosa. También, otros lugares interesantes fueron “Charco” un bistró ubicado pasando la plaza 25 de mayo, la atención fue nuevamente muy buena y la comida excelente y “Deli de las Rosas” una pequeña cafetería en el cual tomamos una merienda, es un lugar realmente con encanto.    

La hotelería ofrece también una amplia oferta, desde posadas a hoteles 5 estrellas. En mi caso me hospedé en el Radisson Colonia, supuestamente un hotel 5 estrellas, en sí le falta mucho para tener un servicio de excelencia y no quede satisfecha con el servicio. Lo que si quisiera poner el acento es en el servicio de atención del personal de recepción y housekeeping que hicieron de mi estadía allí más llevadera.